Mi experiencia como expatriada

Después de vivir como expatriada en 3 países diferentes soy consciente de la importancia que tiene para integrarte en un nuevo país asumir una actitud positiva, curiosa, abierta y libre de juicios de situaciones o personas que no te gusten. Si tienes en cuenta estas actitudes, tu adaptación al nuevo país será más sencilla, rápida y además harás de esta experiencia en el extranjero un enriquecimiento en tu vida. Es importante considerar cuál es el objetivo último que quieres conseguir de esta experiencia, si realmente tienes un interés genuino en el país al que vas. Las personas que tienen las mejores experiencias en un país extranjero son aquellas que sienten alguna afinidad con el país en el que viven y son flexibles para adaptarse a los cambios y las diferencias que encuentran con respecto a su país de origen. Además saben gestionar las situaciones de estrés al que están sometidas por la ausencia de una red social, las presiones laborales, algunos temas de integración y las frustraciones por no dominar el idioma entre otros.

No somos conscientes de nuestra propia cultura, ni de la influencia que ejerce de manera inconsciente en nuestras creencias, valores, respuestas y reacciones.  Y cuando  nos mudamos al extranjero nos damos cuenta que la cultura es diferente y encontramos cosas que nos gustan y otras que no. Pero tú eres el visitante y eres tú el que tiene que adaptarse: habrá cosas que te gustaría cambiar, pero eso no está en tu mano.

 

¿Por qué elegirme a mi?

  • Además de haber sido expatriada en 3 países distintos, he trabajado en empresas multinacionales y en entornos interculturales. Apoyo a mis clientes desde la experiencia en mi situación de expatriada.
  • Domino el inglés y el alemán, además del español, lo que me permitirá apoyarte en la lengua en la cual te sientas más cómodo.
  • Mis vivencias y experiencias y las de otras personas en un proceso de vida de un expatriado me permiten conectar con las frustraciones y el estrés al que se ve sometida una persona en esta situación.
  • Creo un puente entre el punto de partida donde está mi cliente y el lugar a dónde quiere llegar, poniendo a su servicio mi experiencia personal como expatriada.