¿Cómo funciona un proceso de coaching?

Sócrates ya lo decía: “Yo no puedo enseñarles nada, sólo puedo ayudarles a buscar el conocimiento dentro de ustedes mismos, lo cual es mucho mejor que traspasarles mi poca sabiduría”

Y… de eso se trata en el coaching. A través de una pregunta dirigida, conseguir que una persona extraiga sus propias conclusiones, que manifieste lo que en el fondo ya sabe, pero que no ha salido a la superficie y que al mismo tiempo estas conclusiones estén alineadas con sus valores y así alcance sus objetivos.

En un proceso de coaching señalándote detalles, aspectos y situaciones que no ves, te amplio tu perspectiva de una situación o problema concreto. De esta manera te apoyo a cubrir la distancia desde donde te encuentras en una situación, a lo que te gustaría ser o conseguir. Así también despierto en ti la motivación para evolucionar.

Lo esencial en un proceso de coaching es tu auténtico deseo de cambio y tu compromiso contigo mismo. Y yo, como tu coach, te apoyaré en lo que emprendas para conseguir tus objetivos.

SESIONES TELEFÓNICAS/ POR SKYPE

Para evitar desplazamientos, para personas muy ocupadas o que viven lejos es un método muy eficaz en el que además se elimina toda posibilidad de distracción. En este caso sólo tienes que llamar a mi número de teléfono a la hora que hayamos acordado para la sesión. Las sesiones al teléfono tienen una duración de 60 minutos y una periodicidad de 2 a 3 sesiones al mes, en función del  objetivo del proceso de coaching.

SESIONES PRESENCIALES

Para las personas que prefieran las sesiones presenciales en un lugar fijado con antelación. Las sesiones tienen una duración de 60 minutos y una periodicidad de 2 a 3 sesiones al mes, en función del objetivo del proceso de coaching.

 

“Crea la vida que quieres vivir”